//
estás leyendo
Composición visual, Libros, Storytelling

Framed Ink: un curso magistral de narración visual

La capacidad de saber narrar historias por medio de imágenes es una habilidad que han de compartir los cineastas con los autores de cómics y los storyboarders (estos últimos, en la frontera borrosa entre ambos mundos). Gracias a este talento adquirido es posible propulsar la efectividad de una historia, así como su potencia visual y emotiva. En el fondo, la situación podría compararse a la de un humorista ante su público; si el humorista es bueno, incluso los peores chistes brillarán con su talento, pero si es malo, no será capaz ni de aprovechar los mejores.
Lo cierto es que hasta el momento, a diferencia de la creciente bibliografía sobre el oficio de storyboard, pocos libros se habían encargado del arte de la narración (storytelling en inglés). Framed Ink, el libro recién publicado por el mallorquín y residente en Los Angeles Marcos Mateu-Mestre suple este vacío, al explicar las pautas visuales con las que contar bien una historia. Tal y como explica Jeffrey Katzenberg en el prólogo del libro, Mateu-Mestre utiliza para ello todos los recursos “destilados en los veintitantos años de experiencia“, convirtiendo el libro en todo un curso magistral sobre la narración visual.

La estructura del libro
El libro, de unas 128 páginas, estructura su contenido en cinco capítulos, por medio de los cuales va ampliando muy rápidamente su radio de acción desde los aspectos más básicos (1. Reflexiones generales sobre el arte narrativo y 2. Aspectos básicos de composición y dibujo en una sola imagen) hasta los aspectos más largos y específicos (3. Componer planos con una intención,  y 4. Componer para crear continuidad), con un último capítulo sobre novela gráfica.
Con un total de 230 ilustraciones y 166 diagramas compositivos, Framed Ink aprovecha las cualidades sintéticas y expresivas de la ilustración en blanco y negro creadas expresamente por su autor, para explicar al máximo las pautas de una buena narración gráfica. Para ello utiliza sobre todo los capítulos 3 y 4, en los que desarrolla una serie de ideas en contraste (abajo frente arriba; caos frente a orden; pequeño frente a grande; angular frente a curvado; complejo frente a simple o consciencia frente a desconocimiento), siempre acompañadas con textos, ilustraciones y pequeños diagramas que aclaran rápidamente las cualidades compositivas de una sensación o emoción dada. En este sentido, el material presentado está aprovechado al máximo, al basar toda la parte escrita en ejemplos prácticos.
Por último, la parte final del libro cubre los aspectos expresivos y compositivos de una novela gráfica, revisando los procesos de creación de personajes y distribución de la página con la intención de crear significado.

Un ejemplo: evaluando el espacio negativo.

Uno de los aspectos más infravalorados a la hora de construir una imagen es la consideración del espacio negativo, es decir, de aquellas zonas supuestamente vacías de la imagen, formadas por los contornos de los objetos principales o más cercanos a nuestro punto de vista. La creación del espacio negativo tiene una gran importancia en la creación de composiciones altamente dinámicas ya que posee una gran capacidad para sugerir y aportar significado, tal y como demuestra Mateu-Mestre en estos cuatro ejemplos. Las cuatro imágenes son un buen ejemplo del carácter pedagógico que el blanco y negro tienen en el libro.

En el primero de los ejemplos sobre espacio negativo, la composición realza tanto el escorzo del hombre como los ídolos en la estanteria, creando un equilibrio inquietante y misterioso. El pequeño cuadro sobre la esquina superior de la imagen (colocado por nosotros dentro de la imagen) esquematiza la colocación de los elementos, facilitando su comprensión.

 Este segundo ejemplo aprovecha aún más los contrastes entre luz y sombras para darle un intenso dinamismo a una composición triangular, donde la figura sentada más a la derecha se convierte en el eje central de la imagen, al convertirse en la parte final del cono de luz, ser la única que muestra los ojos y la expresión y encontrarse encerrada por el ángulo de la visión de las otras dos figuras femeninas.

El espacio negativo permite transformar una composición anodina en una imagen rica en significados. En este caso, la figura en primer plano del soldado sirve por un lado para mostrar la acción (avanza a través de la selva), pero por otro, la extrema cercanía a la imagen sirve para crear un hueco por el que vemos los otros dos soldados, añadiendo drama y tensión por contraste de tamaños. Los dos diagramas explican por un lado las principales masas visuales que conforman la imagen y por otro lado, la línea en U formada por la dirección de las cabezas dentro de la composición.

Este último ejemplo permite valorar cómo se construye una atmósfera opresiva por medio de un espacio negativo especialmente reducido, donde la figura central queda atrapada de forma simbólica entre las pistolas. El espacio más blanco de la imagen queda reforzado no sólo por contraste con el resto de la imagen, sino por la propia disposición de los distintos elementos de la imagen (la verticalidad de los cuerpos y las diagonales que apuntan hacia el espacio en blanco).
Este pequeño ejemplo puede dar una idea de la riqueza del libro editado por DesignStudio Press.

A favor: está especialmente recomendado para todos aquellos interesados o que trabajen con storyboards, cómics y la dirección de productos audiovisuales narrativos.
En contra: al estar escrito en la lengua de Shakespeare implica un cierto dominio del idioma, aunque la gran cantidad de ejemplos visuales y su enfoque eminentemente pedagógico facilita una aproximación adecuada a todo tipo de lectores, aún sin ser capaces de entender el texto al cien por cien.

Más datos:
Marcos Mateu-Mestre lleva más de veinte años trabajando como artista visual, creador de layouts y novelista gráfico. Ha trabajado principalmente para Dreamworks Animation y Sony Pictures Animation en películas como Balto, El príncipe de Egipto, Asterix y los vikingos o Surf’s up.
Framed Ink es un juego de palabras de difícil traducción en castellano y que jugaría con los distintos significados del verbo to frame; vendría a ser algo así como “Tinta encuadrada” pero también “Tinta atrapada” o “Tinta de fotogramas“.
Más información e imágenes en el blog del libro.
Framed Ink en Amazon

Anuncios

Acerca de animaholic

Animaholic, el blog sobre animadores hispanohablantes, desde 2005. El propósito principal del blog es el de tratar de registrar la situación particular que vive la animación en España y Latinoamérica, mediante entrevistas a animadores y gente relacionada con el mundo de la animación, además de recopilaciones de artículos y libros que no se encuentran traducidos al español.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Animaholic

A %d blogueros les gusta esto: