//
estás leyendo
Uncategorized

Pocoyo, inadecuado para los niños

Cada cierto tiempo suele reactivarse el tema de lo adecuados o inadecuados que resultan ciertos contenidos audiovisuales televisivos para los niños, con opiniones muy diversas según desde donde se mire, desde los que demonizan absolutamente a la televisión hasta los que la consideran absolutamente inocua para los niños, en un discurso que recuerda a la polémica de Umberto Eco sobre apocalípticos e integrados, lo cierto es que en la legislación española existe un Código de Autorregulación de los contenidos televisivos y la infancia que continuamente es vulnerado por todas las televisiones nacionales, pero que en esencia trata de "proteger a los niños de contenidos perniciosos en televisión" ("los de carácter violento, sexual y los relativos a ocultismo o drogas"), estableciendo unas franjas horarias donde prohibir contenidos no recomendados (de 6 a 22 h., con especial incidencia entre las 8-9 h. y 17-20 h.).

Más allá de la famosa polémica gay en torno a Epi y Blas (Ernie y Bart en inglés), lo cierto es que ningún personaje infantil está libre en ningún momento de verse envuelto en la polémica. Es lo que ha ocurrido la semana pasada con Pocoyo, el internacional personaje de Zinkia.

La Asociación de Usuarios de la Comunicación (AUC) publicó la pasada semana un informe que había realizado para el Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid en el que se identificaba qué series eran perjudiciales para el desarrollo de los niños, y entre ellas se encontraba Pocoyo, a la que se acusa de presentar "una visión excesivamente autónoma de la infancia, en la que los menores se relacionan básicamente entre ellos, como si vivieran en un mundo autosuficiente y eternamente infantil en el que el adulto solo aparece de modo secundario y, en algunos casos, amenazante de ese mundo idílico." Otros ejemplos que el estudio cita son Little Einsteins, o Juan y Tolola.

La polémica se ha amplificado con los comentarios de Fernando de Miguel para 20 Minutos, en los que afirma que "no es justo mezclar en el mismo tipo de comentario a la animación infantil y a la adulta. Padre de familia y Los Simpsons no son para los niños, sino para un público adulto. Comparar estas series es inadecuado, aunque doy por hecho que se ha hecho con la mejor intención. Si no, sería un poco demagógico. Hay una serie de códigos y licencias que los niños entienden. La idea es que el niño tenga una cierta autonomía así como fomentar su seguridad, con la supervisión del mayor (el narrador) que siempre está observándole.(…) Hay educadores y consejos de padres detrás de la serie y el cuidado de la serie es tal que se produjo un episodio que no se llegó a emitir porque se consideró que había un elemento que podría resultar peligroso" (Pocoyó se montaba en un balancín y llegaba al espacio exterior.)

A continuación, el mismo artículo comenta la inminente salida a Bolsa de Zinkia. "De Miguel aclara que "quien sale a Bolsa no es Pocoyó, sino Zinkia, que hace producción de animación, videojuegos, comunidades online… aunque siempre para el segmento infantil". Por ello no considera que la marca pueda salir perjudicada y explica que su aspiración es "tener una base financiera más sólida para sus proyectos y ser una empresa mucho más transparente de cara al mercado".

Volviendo al informe, las conclusiones del mismo son que las series televisivas (sin distinción entre series de animación o no) "desautorizan la figura paterna y trivializan asuntos como el consumo de drogas y las relaciones sexuales, incluso con adultos".

Otras series malparadas en el estudio son Los Simpsons, Padre de familia o American Dad ("la figura del menor es utilizada muchas veces como excusa para ofrecer puntos de vista adultos" y "cuestionamiento de la figura paterna y de los adultos, presentados como inmaduros, egoístas e ignorantes") El Internado, Los Serrano o Hay alguien ahí ("el miedo asociado a protagonistas infantiles o juveniles"), Bola de Dragón, Naruto, Goku, Sargento Keroro ("violencia muy intensa y explícita frente a la violencia clásica edulcorada y humorística de las producciones anglosajonas"), Física o Química, HKM ("trivialización de las relaciones sexuales o el consumo de drogas") aunque curiosamente otras series como Cuéntame, La familia Patata, Miss Spider, Yo soy Bea o Yo soy Bea son vistas de forma más positiva ("interacción positiva entre niños pequeños y adultos, hay conflicto pero no ruptura ni cuestionamiento del concepto familiar").
Anuncios

Acerca de animaholic

Animaholic, el blog sobre animadores hispanohablantes, desde 2005. El propósito principal del blog es el de tratar de registrar la situación particular que vive la animación en España y Latinoamérica, mediante entrevistas a animadores y gente relacionada con el mundo de la animación, además de recopilaciones de artículos y libros que no se encuentran traducidos al español.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: